Inteligencia Emocional en los niños

Buscar

Suscribete al blog

La inteligencia emocional se puede definir como la capacidad de cada individuo para identificar, entender y trabajar sus emociones y las de los demás con eficiencia y generando resultados positivos. Dicho de modo más simple:  es la habilidad para gestionar bien las emociones, ya sean las nuestras como las de  lo demás.

Esta es muy importante para los niños, porque el manejo sobre sus emociones les dará herramientas para que en el futuro, para que muchas puertas se les abran y en situaciones les ahorrará muchos problemas.

Cada niño es diferente, por lo que el trato con cada uno, lo es también, es por ello que como padres debemos aprender a conocer a nuestros hijos y de esa manera podremos apoyarles de la mejor manera.

Todas las emociones son necesarias, porque cada una tiene una función distinta para el ser humano, y debemos enseñarles a nuestros hijos que es válido sentir enojo, frustración, tristeza, miedo, alegría etc pero lo importante es aprender a manejar las reacciones que estas pueden provocar en cada uno.

Los padres somos el ejemplo de nuestros hijos, y de la forma que nosotros manejemos nuestras emociones, ellos aprenderán a hacerlo. Así que si el día de hoy no somos capaces de controlar  nuestras reacciones, es necesario que pidamos ayuda, sanemos y les enseñemos algo diferente.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros pequeños a desarrollar su inteligencia emocional?

Conseguir que el niño conozca mejor sus propias emociones y las ajenas

Es una cuestión difícil que requiere paciencia y un tratamiento individualizado. Para que un niño aprenda a gestionar o manejar mejor sus emociones y las de sus compañeros es necesario que, en primer lugar, aprenda a identificarlas, por ejemplo, enseñándole a establecer conexiones entre sus propios sentimientos haciendo que se pregunte: «¿Cuando he tenido anteriormente esta sensación y cómo he logrado superarla?».

Enseñar a gestionar sentimientos contradictorios

Las decisiones implican ganar y perder cosas y muchos sentimientos se contradicen unos a otros. Si esta gran verdad ya es difícil de asumir por muchos adultos, evidentemente aún lo es más en niños. Es importante explicarles con sus propias palabras y referentes, por ejemplo con fabulas, cuentos o moralejas, que en la vida se van a tener que enfrentar a decisiones complejas y difíciles.

Ayudarles a controlar el estrés

Aunque no lo parezca, muchos niños sufren de estrés por problemas en el colegio o familiares. Técnicas que funcionan en los adultos, como ejercicios de relajación y de respiración o hacer deporte, también son positivas para los niños, por lo que hay que animarles a ponerlas en prácticas cuando se encuentran nerviosos o con ansiedad.

Animarles a adoptar una actitud positiva 

La actitud ante la vida es fundamental y tanto en el casa como en el aula padres y maestros pueden llegar a tener un papel muy activo en el desarrollo de las competencias emocionales, animándoles a mantener el optimismo ante los problemas y dificultades de la vida y no obsesionarse con actitudes y pensamientos negativos.

Poner en marcha actividades emocionales

Un simple ritual, en este caso dirigido a niños pequeños, donde se anime al niño a comentar cada día cómo se siente de forma natural, alegre y con sus propias palabras, puede ser de gran ayuda para forjar una personalidad capaz de manejar los sentimientos propios y enfatizar con los otros compañeros.

La rueda de los sentimientos

Con el objetivo de aumentar el vocabulario emocional y tomar conciencia de la distintas emociones y estados de ánimo, también se pueden poner en marcha actividades de teatralización las emociones más habituales: alegría, tristeza o decepción, entre otras.

Todos tenemos días buenos y otros no tanto, pero esos días no nos hacen malos padres, simplemente nos hace humanos, así que no nos frustremos si en  algunos momentos las cosas no salieron como lo esperábamos, dijimos algo que no queríamos, o hicimos algo que pudo lastimar el corazón de nuestros hijos, sino que levantemos la mirada, pidamos perdón y comencemos de nuevo.

Con mucho cariño Oh My Nico By Cecy Paiz.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una Llave

Entradas Relacionados

Fomenta el apego con papá

Cuando hablamos de apego normalmente se menciona a la relación madre –hijo, pero este vínculo también puede, y debería, crearse con el papá, una figura

Beneficios de piel con piel

¿Qué es el contacto piel con piel? Este consiste en colocar al recién nacido en el momento del nacimiento sobre la piel de su madre.

¿Baby blues o Depresión Postparto?

¿Cómo diferenciar el Baby blues de la depresión postparto? Muchas veces se confunde el Baby blues con la depresión postparto. Son alteraciones que presentan síntomas

Todo sobre el destete

»El destete» La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos sanitarios recomiendan que los bebés se alimenten exclusivamente con leche materna durante los